Capacidad de un sistema para continuar prestando un servicio activamente bajo condiciones adversas. Se consideran tanto desastres naturales, como accidentes y ataques deliberados.