Resultado de un suceso que afecta a los objetivos.

Un suceso puede conducir a una serie de consecuencias.

Una consecuencia puede ser cierta o incierta y normalmente es negativa en el contexto de la seguridad de la información.

Las consecuencias se pueden expresar de forma cualitativa o cuantitativa.

Las consecuencias iniciales pueden convertirse en reacciones en cadena.