Son los datos únicos, como códigos o claves criptográficas privadas, que el firmante utiliza para crear la firma electrónica.