Certeza clara y manifiesta de la que no se puede dudar.

Información que, por sí misma, o en combinación con otra información, se utiliza para probar algo.

Una evidencia por sí misma no necesariamente prueba la certeza o existencia de algo; pero ayuda a establecer la prueba.